Os unís al guateque?

Los guateques comenzaban, entre las seis y la siete de la tarde de un fin de semana. En torno a una merienda. Los padres de aquel joven que invitaba a sus amigos a la fiesta, antes de salir de casa, ensayaban sus bailes: “¡Cuidado con lo que hacéis! ¡Nada de indecencias! ¡Y no os paséis con la bebida….!”

Las bebidas consistían en una especie de sangría conocida con el nombre de “cup”. Se pronunciaba “cap”, claro, sobreentendiendo su origen supuestamente británico.

En tierras manchegas, por ejemplo, tenía un nombre más cercano: zurra. Como era bebida dulzona, a las chicas “les entraba bien en el cuerpo”.

Y ellos, llegados el momento, podían “aprovecharse un poco”. Eso sucedía en las aproximaciones del guateque, hacia las nueve o nueve y media del festejo, ya con las luces del salón medio apagadas, sonando música lenta. La del “agarrao”.

Porque al principio el encargado del tocadiscos ponía rock and rolls. Solía ser el más feo (o fea) del grupo. Aquel que menos bailaba. Antes de las diez regresaban los papás. Y el guateque tocaba a su fin. Hubo casos en los que habían dejado a una “carabina”: la tía solterona que confeccionaba calceta, jerseys con agujas, elegida como vigilante de la moral para que aquellas parejas no se extralimitaran en toqueteos impuros. Pensar más allá de unos besos, abrazos o roces, era algo que no solía suceder.

Pero aquí vamos a hacer mas que un guateque hablaremos de música,arte,moda y todo lo que hay en el panorama mas retro cool del momento.

Que comience el guateque!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s